gallery/logo

Nuestro personal desarrolla su actividad con base principalmente en objetivos claros y cumpliendo con la misión asignada, apoyado en procedimientos y manuales de trabajo previamente establecidos, recibiendo inicialmente una inducción que le permite conocer e identificar qué es lo que va a hacer y cómo lo debe hacer.

CONTACTO INICIAL


Los pagos recibidos se canalizan a través de recibos de caja en la oficina de recaudo y conciliación en Bogotá ubicada en la Cra 7 No 59 – 18, los cuales van a una base de datos que nos permite de una manera eficiente, controlar los abonos y pagos directos que nos hagan los deudores, así mismo a más tardar al siguiente día hábil al recaudo se procede a consignar el dinero recaudado en la cuenta de su Empresa. Los cobradores motorizados no están autorizados ni reciben en ningún momento dinero en efectivo, el pago lo hace directamente el deudor en las cuentas de bancos que la Empresa tenga a su nombre.

TELECOBRO

 

La gestión de cobro telefónico la realizamos en un horario comprendido entre las 7:00 a.m. y las 10:00 p.m. durante los siete días de la semana, contamos con un Software de marcación progresiva donde un servidor genera llamadas telefónicas de forma continua hasta que el deudor conteste, una vez en contacto procedemos a dejar el mensaje con los datos del deudor y el monto adeudado.

 

Por otro lado contamos con la gestión de 16 analistas de cobranza donde constantemente se evalúa el comportamiento del deudor y se le invita a conciliar la deuda comprometiéndolo a cancelar en un término de 48 horas o por lo menos un abono del 50% de la misma.

 

Esta labor se realiza como instrumento de persuasión y localización de los deudores, recordándoles la deuda y los compromisos adquiridos tanto al deudor como al codeudor, logrando mayor efectividad en la cobranza.

 

 

COBRANZA ESCRITA

 

Realizada a través de nuestros cobradores motorizados o por compañías especializadas en mensajería, quienes entregan a los deudores en su domicilio o lugar de ubicación, la citación o el telegrama donde se les invita a que comparezcan a nuestras oficinas o se comuniquen por vía telefónica con el fin de llegar a un posible acuerdo sobre el pago de la deuda; esta gestión se realiza en 3 (tres) ocasiones a cada deudor durante cada mes que nuestra empresa tiene la administración de la cartera.

CONCILIACIÓN

 

Después de que el deudor es contactado en el domicilio, en la oficina de recaudo o por vía telefónica se le invita a que cancele la totalidad en un solo contado descontándole el 100% de los honorarios (gastos de cobranza) o se le ofrece realizar un abono del 50 % del total de la deuda incluyendo honorarios y el saldo se lo diferimos de acuerdo al cierre de la cartera, el convenio queda respaldado por el título valor (pagare en blanco) que nos suministra la Empresa que garantiza la recuperación total de la deuda.

PAGOS

 

Los pagos recibidos se canalizan a través de recibos de caja en la oficina de recaudo y conciliación en Bogotá ubicada en la Cra 7 No 59 – 18, los cuales van a una base de datos que nos permite de una manera eficiente, controlar los abonos y pagos directos que nos hagan los deudores, así mismo a más tardar al siguiente día hábil al recaudo se procede a consignar el dinero recaudado en la cuenta de su Empresa. Los cobradores motorizados no están autorizados ni reciben en ningún momento dinero en efectivo, el pago lo hace directamente el deudor en las cuentas de bancos que la Empresa tenga a su nombre.

 

COBRO PRESENCIAL

 

Contamos con una amplia red de 450 cobradores motorizados a nivel nacional como complemento a la labor antes desarrollada por los gestores de cobranza motorizados en la cobranza escrita, la cual nos permite mantener ubicados tanto al deudor como al codeudor.

 

Desarrollamos métodos de auditoria para los gestores, haciéndoles sus correspondientes seguimientos y visitas de manera tal que permita la recuperación del 100 % de la cartera. Como estrategia de cobranza se implementan operativos o brigadas especiales con los gestores para las regionales que estén en bajo índice de recuperación.